sábado, 16 de enero de 2010

ENRIQUE MORENTE: EL POETA CANTAOR

Enrique Morente Cotelo nace en el barrio más antiguo de Granada, el Albayzín, el día 25 de diciembre de 1942; desde muy pequeño ejerce como seise en la Catedral de Granada y su toma de contacto con el flamenco surge en las reuniones familiares y vecinales, también aprende del cante de Aurelio de Cádiz. Con tan sólo 14 años, la afición y pasión por el flamenco llevan a que Enrique se instalase en Madrid conociendo los círculos flamencos de la época y aprendiendo de Pepe de la Matrona este mismo había aprendido de la gran figura del flamenco Antonio Chacón.

Poco a poco Enrique "El Granaíno" como era popularmente conocido por los flamencos de la época construye un nombre y un artista que atrae la mirada de muchos de los artistas de la época, tanto es así que tras varias actuaciones, el Ballet de Marienma le contrata con el que actúa en el Pabellón español de la Feria Mundial de Nueva York
y en la embajada española en Washington
.

Después actuó en su primer festival flamenco, con el siguiente cartel: Enrique Morente con Juan Talega, Fernada y Bernarda de Utrera, Gaspar de Utrera, Tomás Torre y Antonio Mairena. La presentación fue a cargo de Ricardo Molina y el evento tuvo lugar en el Teatro de los Alcázares de los Reyes Cristianos.

Al año siguiente fue contratado junto con Susana y José para realizar su primera gira europea por Gran Breteña, Alemania, Holanda, Suiza y Bélgica, y posteriormente viajó a Japón e Italia junto a Pepita Saracena y José Luis Rodríguez.


Fue también contratado en el tablao las Cuevas de Nemesio de Madrid, pero el prestigio de Enrique entre los profesionales flamencos creció considerablemente cuando entró a formar parte del elenco de artistas de Zambra y posteriormente en el tablao Café de Chinitas, mientras comienzaba a ser reclamado en festivales y espectáculos donde compartió cartel con todos los grandes artistas del momento. En 1967 obtuvo el Primer Premio del Certamen Málaga Cantaora.








Su primer disco no se hizo esperar. En 1967 apareció con el título “Cante Flamenco”, acompañado por Felix de Utrera, con la discográfica Hispavox. Esta grabación denotaba el gran conocimiento que Enrique poseía, tanto por su ejecución encomiable, como por la selección de los cantes que incluyó, nada habituales en la época y mucho menos en un joven de 25 años: cantos de Frasquito Hierbabuena, caña, cantes de Pedro "El Morato", mirabrás, todo ello entre soleas y seguiriyas. En este aspecto, las influencias de Pepe de la Matrona eran palpables y la proyección comercial de este cantaor no era precisamente halagüeña por carecer de presencia en el movimiento estético de aquella época, movimiento que lideraba Fosforito, Manolo Caracol y Antonio Mairena. El reconocimiento a este trabajo discográfico se materializó en una Mención Especial de la Cátedra de Flamencología en 1968.


En ese mismo año, 1967, salió a la luz otro disco, también con la casa Hispavox, denominado “Cantes Antiguos del Flamenco” y en el que era acompañado por el Niño Ricardo, con una selección de cantes que denotaba un profundo conocimiento, sobre todo, por el corto periodo de tiempo con respecto al anterior trabajo, lo que hace suponer que no se trataba de un aprendizaje forzado para la ocasión en ninguno de los dos discos, sino de la exposición honesta y estructurada de lo asimilado, de lo aprendido y de lo vivido.


Durante los siguientes años, tiene lugar el encuentro entre Enrique Morente y Manolo Sanlúcar que provocará una relación profesional que perdurará durante mucho tiempo. Es con éste magnífico guitarrista con quien vivirá la experiencia en 1970 de ser el primer cantaor flamenco que actuaba en el Ateneo de Madrid


Durante 1971 desarrolló en México con la guitarra de Parrilla de Jerez y la bailaora Ana Parrilla, una serie de actuaciones en tablaos, teatros y centros culturales, que culminó con su participación en el I festival Internacional Cervantino de Guanajuato y su presentación en el Auditorio de la Universidad de las Américas en 1972. Ese mismo año ofreció en Madrid un recital en compañía de María Vargas y Manolo Sanlúcar, recibiendo un homenaje. En compañía de éste último, realizó una serie de recitales en Nueva York (Licoln Center, Spanish Institute, etc). En 1972 fue reconocido por la Cátedra de Flamencología y Estudios Folklóricos Andaluces de Jerez de la Fontera con el Premio Nacional de Cante y actuó en la sede parisina de la Unesco. En 1973 volvió a América para cantar en el Licoln Center neoyorquino.


En 1978, vendría la edición de sus discos "Despegando" y “Homenaje a Don Antonio Chacón”. Por éste último, en el que volvió al cante plenamente ortodoxo, pese a ser una época en la que ya se hallaba inmerso en su particular renovación del cante, obtuvo el I Premio Nacional otorgado al mejor disco de música folclórica que concedía el Ministerio de Cultura.


En el inicio de la década de los ochenta estaban de moda los “mano a mano” entre artistas y fueron varios los que realizó con Camarón. El primero de ellos tuvo lugar en el Frontón de Madrid. En 1981 estrenó en el Centro Musical Piaff de Granada su espectáculo "Andalucía hoy" que posteriormente presentó en diversas ciudades y en el teatro Olimpia de París. En esa segunda mitad de la década de los setenta, Morente participó en el montaje de "La Celestina" junto al pianista Antonio Robledo y su mujer, la bailaora suiza Susana Audeoud. Poco después, los tres dieron vida al ballet "Obsesión", estrenado por el Ballet Nacional de Canadá. También junto a Antonio Robledo, Morente creó la "Fantasía del cante Jondo para voz flamenca y Orquesta", estrenada en el Teatro Real de Madrid el 16 de mayo de 1986, con las guitarras de Juan Habichuela y Gerardo Nuñez y la Orquesta Sinfónica de Madrid, y dirigida por Luis lzquierdo. Ya en estos años se editó un disco pirata en Holanda titulado "Morente en vivo".








Una de sus experiencias artísticas más audaces y originales fue el estreno en Granada en 1988 del espectáculo "El loco romántico" basado en la obra cervantina "Don Quijote de la Mancha". Esta experiencia resumía de alguna manera la trayectoria del maestro de Granada.


En este mismo año (1988) estrenó también su "Misa flamenca", con textos de San Juan de la Cruz, Fray Luis de León, Lope de Vega y Juan de la Encina. También grabó "En la Casa Museo de Federico García Lorca", con textos de Lorca. Este fue el primero de sus discos dedicados a Lorca y fue por encargo de Juan de Loxa, director de la Casa Museo.


En 1989 fue nombrado Socio de Honor del Club de Música y Jazz San Juan Evangelista, junto a Angel Barutell Farinós (Jefe Relaciones Externas de El Corte Inglés) y Gustavo Villapalos Salas (Consejero de Educación y Cultura de la Comunidad de Madrid), con motivo del XX aniversario de dicho club.


El 15 de septiembre de 1990, en el Patio de la Montería de los Reales Alcázares de Sevilla se estrenó, dentro de la VI Bienal de Flamenco, el "Allegro soleá" con las guitarras de Pepe Habichuela y Montoyita, el piano de Antonio Robledo y la Orquesta de Cámara de Granada dirigida por Micha Rachelevsky. Era un sueño hecho realidad. Hasta llegar aquí, habían sido muchas las experiencias musicales por las que había pasado. Además de las relacionadas anteriormente, compuso la música de la obra de Martin Reduerda "Las arrecogidas del Beaterío de Santa María Egipciaca", trabajó con José Luis Gómez en "Edipo Rey" y con Miguel Narros en “Así que pasen cinco años”.


Otra referencia ineludible fue la del marroquí Chekara, ya que en su espectáculo "Macama Jonda", de José Heredia Maya, reunió a la Orquesta Andalusí de Tetúan con un selecto plantel de artistas flamencos entre los que se encontraba la madre de Lole, nacida en Orán, Antonia la Negra y Enrique Morente. Esta obra intentaba ser un encuentro entre músicos flamencos y magrebíes para crear una atmósfera común.


En 1990 fusionó su expresión musical con las célebres Voces Búlgaras "Angelite" en la Puerta de la Catedral de Barcelona en una producción del Taller de Músicos de Barcelona. En 1991 vio la luz su "Misa Flamenca", que no tenía nada que ver con las anteriores experiencias flamencas relacionadas con la sacra ceremonia. Posteriormente y aprovechando la que sería la última visita a España de Sabicas, el viejo maestro de la guitarra ya octogenario y en estado crepuscular, pues moriría antes de que la obra saliera al mercado, grabó un disco totalmente conservador con el toque clásico del maestro navarro para el sello Ariola: "Nueva York / Granada , Morente-Sabicas".










Con "Negra si tú supieras" grabó para Nuevos Medios en el 93, aunque enseguida tomó forma la idea de crear su propio sello discográfico, Discos Probeticos.


En 1994 Morente fue el primer cantaor de flamenco que recibió el Premio Nacional de Música otorgado por el Ministerio de Cultura. En 1995 recibió la Medalla de oro de la "Cátedra de Flamencología" de Jerez de la Frontera y el premio "Compás del Cante" en Sevilla.


En 1996, participó en el homenaje a Manuel de Falla en el Licoln Cente de Nueva York, junto a Tomatito, con el que realizaba una gira por toda la geografía española.


En su disco titulado "Omega" colaboró con el grupo de rock granadino Lagartija Nick y numerosos artistas del flamenco, como Vicente Amigo, Tomatito o Cañizares, para adaptar poemas de Federico García Lorca y temas del cantautor canadiense Leonard Cohen. Este disco ha sido todo un referente en la revolución del flamenco, y abrió sendas desconocidas hasta ese momento. Tal ha sido la repercusión de esta obra, que cada cierto tiempo Enrique y el grupo granadino vuelven a reencontrarse para presentar el espectáculo Omega en directo, como ha sucedido recientemente en el festival Primavera Sound 2008 celebrado en Barcelona, dentro de la nueva gira que se está realizando ese mismo año 2008, que les ha llevado hasta a México a presentar su obra.


En 1998 recibió el Galardón de Honor de los Premios de la Música e intervino en el espectáculo “Canción con reflejo” de Cahro Vallés en homenaje a Federico García Lorca, junto al actor Francisco Rabal y su hija Estrella Morente, y que se presentó en mayo en el Teatro Principal de Valencia.


Asimismo ha acunado la carrera musical de su hija, Estrella Morente, que se ha consolidado como una de las mejores cantaoras que ha surgido en los últimos años.








En Mallorca, el día 20 de julio de 2002, la Fundación Costa Nord es escenario del estreno absoluto de la primera producción promovida por dicho Centro Cultural : el "ESPECTÁCULO ÁFRICA, CUBA, CAÍ". Enrique Morente lideró este proyecto de mestizaje a tres bandas, África, Cuba y Cádiz, que toma como punto de partida la idea de que el ritmo y la expresión del continente negro tienen un claro reflejo en la tradición musical de América Latina, que a su vez mantiene fuertes conexiones con la música flamenca.


En el 2003 apareció su disco “El pequeño reloj”, con el que rompía el concepto que tradicionalmente se tiene de un disco flamenco, presentando una obra discográfica como una obra de arte completa, desarrollando el concepto del tiempo desde ópticas distintas como si de un libro de poemas se tratase, estructurando el orden de las letras y de las músicas. En su coqueteo con el tiempo, conjugaba lo tradicional, lo añejo y la tecnología. Mientras dejaba constancia de una época fundamental del flamenco, con cantes clásicos sobre toques clásicos (a la cual perteneció y ahora engrandece con su aportación constante), experimentó con nuevas y sorprendentes armonías que aún no han llegado al flamenco moderno.


En el año 2005 se le otorga la Medalla de Andalucía en reconocimiento a una encomiable carrera dedicada al Flamenco y a su apertura con respecto a otras músicas, así como a su divulgación por todo el mundo. Además colabora con la banda sevillana Sr. Chinarro para su disco "El fuego amigo", en la canción "El Rito".


En febrero del año 2006, el trabajo "Morente sueña la Alhambra" en su doble formato (disco y DVD) es reconocido por la Crítica Nacional con varias distinciones. Este mismo disco es considerado como el mejor disco de flamenco en los Premios Nacionales de la Música.


Y siguió recibiendo reconocimientos a su trabajo cuando en junio de 2006 fue condecorado con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.


En 2007 colabora con la banda granadina Los Planetas en su disco La leyenda del espacio, inspirado en la tradición flamenca andaluza (simil del título con La leyenda del tiempo de Camarón). Se le puede escuchar en la canción que cierra el disco, Tendrá que haber un camino, con estructura de Cañas (palo flamenco).


Su último disco, editado en 2008, se titula "Pablo de Málaga", y en él, Morente descubre al Picasso poeta, poniendo voz a varios de los poemas escritos por el malagueño universal. La idea surge tras su presencia cantando en la inguración del museo Casa Picasso de Málaga. Este disco de nuevo supone una nueva vuelta de tuerca en su innovación continua del arte flamenco.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada